SOBRE MI

Soy periodista, desde siempre quise escribir. Estudié en Madrid hasta terminar la carrera, trabaje tres años en la ciudad hasta que decidí que necesitaba cambiar algo. Aun no sabía muy bien que era pero cogí la mochila y empecé a viajar. India, México, Miami, Chile… buscaba algo que pensaba que podría alcanzar a base de acumular experiencias. Me equivocaba. Muchísimo. 

Cuando aun vivía en Madrid, decidí que saldría a correr todas las mañanas, a la tercera salida y con los pulmones casi a punto de estallar pensé que quizá el «running» no era lo mío y que me tenia que mirar lo de la falta de oxígeno. -Asma alérgico- me dijo el médico, -te vendría bien hacer ejercicio suave como el yoga o el pilates-. Y así fue como el yoga entró en mi vida. No era capaz de tocarme los dedos de los pies, me sentía como un tronco, tenía cero flexibilidad y un millón de prejuicios; aun así me apunte a un curso de tres meses donde me enseñaron las posturas básicas y donde sin yo enterarme, empezaría mi viaje de sanación. 

 Un montón de vaivenes después, de viajes, relaciones, dramas y fracasos, volvería a retomar el yoga como bote salvavidas. Empecé practicar todos los días, a aplicar la filosofía del yoga en mi vida diaria. Hice mi primer curso en 2011 y aun sigo aprendiendo y desaprendiendo. 

Lo maravilloso de esta filosofía es que hace un trabajo por detrás del que no te das cuenta hasta que de repente un día «boom» RESPIRAS. Hace falta destruir algo para poder recomponerlo, y eso es lo que esta haciendo el yoga y la meditación en mi: ayudarme a DESAPRENDER todas las lecciones que la sociedad me ha obligado a aceptar como únicas. No es un camino fácil, pero vale la pena.

«El yoga no se trata de tocarse los dedos de los pies con los dedos de las manos. Es lo que se aprende en el camino»

 

Sobre mi:

PERIODISTA por la Universidad San Pablo CEU

PROFESORA DE HATHA YOGA por la Asociación Andaluza de Yoga

PROFESORA DE YOGA AEREO por la Asociación Nacional de Yoga Aereo

50HR WOMEN SELF CARE con Emily Kuser